New York Times

Ciudadano Europeo

En el año de su nacimiento, Societat Civil Catalana ha recibido el premio Ciudadano Europeo, que concede el Parlamento Europeo a quien haya mostrado un compromiso excepcional en la mejora de la comprensión mutua, la integración entre los ciudadanos de los Estados miembros o haya promovido la cooperación transfronteriza o transnacional dentro de la Unión Europea.
Es un honor para Societat Civil Catalana la concesión de este premio, que recibe junto con otras dos entidades españolas: La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y la Cocina Económica de Logroño, además de con otras 44 personas o asociaciones de diferentes países de la UE.
El premio es un acicate importantísimo para quienes de una u otra manera participamos en una asociación que pretende dar voz a quienes dentro de Catalunya consideran que la participación en el proyecto español y europeo nos hace más fuertes, que todas las opiniones han de ser escuchadas y que el pensamiento único no es deseable, máxime cuando es el poder público quien lo ampara cuando no quien lo crea.
En Societat Civil Catalana creemos firmemente en los valores que vertebran Europa. El Estado de derecho, la democracia, la libertad y el respeto a los derechos humanos son todos ellos (todos) principios irrenunciables que permiten resolver los problemas políticos a través del diálogo dentro del marco legal. Fue el temor a que estos principios se vieran superados por un movimiento de tintes explícitamente populistas el que nos empujó a dar un paso adelante en la defensa de un modelo de convivencia que ha sido uno de los elementos que mejor identifican a la UE. Fue la certeza de que nuestra acción era necesaria para que nuestro país no se alejara del modelo social y político en el que creemos la que nos convenció de que nuestra condición de ciudadanos nos obligaba a asumir un compromiso mayor en la vida pública.
En Societat Civil Catalana, además, creemos que el proceso secesionista no solamente nos aleja de España, sino también de Europa. Europeístas convencidos, no concebimos vernos privados de participar en el proyecto europeo, un proyecto que ha contribuido a traer la modernidad a España y que ha de servir para garantizar un nivel de vida digno, el respeto a los derechos fundamentales, las libertades y las democracias.
Ni España ni Europa son perfectas. Nuestra tarea es trabajar para que la sociedad catalana, española y europea sean más ricas, justas y democráticas; pero sabemos que los logros que ya hemos alcanzado solamente pueden ser garantizados y superados de una forma: mediante la cooperación y la integración.
Nos honra, por tanto, recibir un premio que tan bien representa los valores que propugna nuestra asociación: cooperación, diálogo, respeto a los principios democráticos y a los derechos humanos, convivencia e integración europea. Es un premio que compartimos con todos los colaboradores y simpatizantes y también con todos los catalanes que, incluso no pensando como nosotros, respetan los valores que premia este galardón.

No hay comentarios: