Un libro

¿27? (4 de julio de 2015)

Hace poco Esperanza Aguirre afirmaba que lo más conveniente para España sería que las elecciones generales coincidieran con las autonómicas catalanas, las que Mas ha anunciado que convocaría para el 27 de septiembre. Seguramente es cierto, lo más conveniente sería que se diera esta coincidencia; ahora bien, es prácticamente imposible que suceda ya que si Rajoy convoca las generales para esa fecha Mas retrasaría las elecciones autonómicas.
Ahora bien ¿por qué Mas habría de impedir la coincidencia de ambas elecciones? La respuesta es clara: tal coincidencia podría conducir a un aumento de la participación. Es cierto que en las últimas autonómicas, las de 2012, la participación en Cataluña fue superior incluso a la de las generales de 2011; pero en el resto de convocatorias autonómicas esta participación había sido sensiblemente inferior a la de las generales más próximas en el tiempo. La coincidencia de autonómicas y generales el 27 de septiembre haría probablemente aumentar la participación y es claro que Mas no desea eso; o, para ser más exactos, no desea que aumente la participación allí donde no se encuentra su electorado más fiel. Eso explica que haya optado para las elecciones por un domingo que es final de puente en Barcelona y otras ciudades del área metropolitana.
La ubicación de las elecciones en un puente, y en uno además que afecta fundamentalmente a las zonas que son menos propicias al convocante es una muestra clara de que se pretende evitar la movilización del electorado no afecto al separatismo.
Sería bueno saber si Colau propondrá desplazar la fiesta de la Mercè a fin de no dificultar la participación de los ciudadanos en las elecciones del 27 de septiembre. Sería un buen test para determinar si, como algunos comienzan a sospechar, Barcelona en Comú actúa como una marca blanca más del separatismo.


No hay comentarios: